Bajo la Luna Nueva de Septiembre 2021

Arte por Danah

*Si prefieres escuchar este artículo, puedes hacerlo en nuestro podcast o canal de YouTube pinchando AQUÍ.

La luna nueva ocurre cada mes cuando el sol y la luna se encuentran en el mismo lugar, en el mismo momento en algún trocito del cielo. El mes de septiembre nos da la bienvenida el día 7 con una Luna Nueva en Leo, en el grado 20, en Purva Phalguni Nakshatra (una de las 27 casas lunares según la Astrología Védica), formada por dos estrellas en el cuerpo del león.

Purva Phalguni es conocida como “el fruto del árbol” y nos trae de vuelta todo aquello que hemos sembrado, nutriendonos o enseñándonos una nueva forma de ver y percibirnos a nosotros mismos y a nuestras realidades. La “estrella rojiza de Oriente o del Este” como podría traducirse, trae con ella la esencia de la fertilidad, de la creación y procreación del principio creativo del deseo nacido en el corazón. Las energías nos hablan de pasiones desmedidas, de seguir adelante, de ser perseverantes en nuestro camino, si este está alineado con el deseo que surge de nuestro interior, si este está alineado con los valores de nuestro ser.  

Leo nos habla de fuego este mes. Fuego interno. Fuego externo. La magia de crear, recrear, y materializar. La magia de ser fieles a unos valores por los que podríamos luchar con gracia y poder. Las mismas cualidades que representan tantas diosas subidas a sus leones y leonas. Leo es el estómago. Lo que digerimos. El fuego interno que nos ayuda a digerir, no sólo el alimento, sino la vida misma y sus experiencias. Como el “agni” ayurvédico que representa esa fuerza latente interna que sustenta nuestra salud, nuestra energía vital. Después de pasar por el corazón de Cáncer, la gran Madre, el alma en su camino está lista para integrarse a sí misma, y externalizarse en el mundo encarnado, individualizarse, materializarse. Es la vuelta del héroe, la bajada a tierra, a la materia.

Y el primer paso es avivar la chispa del deseo. La concepción creativa de tu yo encarnado e individualizado.

Según la Astrología Védica, la deidad que rige esta parte del cielo es Bhaga, el dios del placer, de la buena fortuna y la prosperidad. El dios del romance, de los amantes, del casamiento y del gozo. En varios mitos en cambio, su historia no tiene un final “feliz” de esos de película, sino un final que nos enseña la realidad de la vida con sus paradojas y su unión de contrarios. En muchas de esas historias, Bhaga acaba ciego, literalmente sin sus ojos, por adentrarse demasiado en el otro extremo, la sombra de esta estrella que nos habla de vanidad, adicción, inconsciencia, narcisismo y repetición de patrones.

Esa pasión e idealismo que al mismo tiempo insufla el corazón de un soldado para luchar por sus valores, creencias, patria, tierra, familia o lo que sea que le mueve, es la misma pasión que puede cegarle y hacerle creerse dueño de un poder que no le pertenece, de elegir quién vive y quién muere, cómo, cuándo y dónde. La sombra es ese abuso de poder. La sombra de movernos hasta el extremo de “quedarnos ciegos” de rabia, frustración, envidia, celos, tristeza profunda o cualquier otra forma en la que nuestros sentidos tomen el control de nosotros, y no nosotros de ellos.

Esto me recuerda que el animal simbólico de esta estrella es la rata, no casualmente. En las historias ancestrales de la India, un ratón es el medio de transporte del dios elefante Ganesha, el que logra quitar los obstáculos de nuestro camino, gracias en parte a que ese ratón puede caber en cualquier lugar. Este ratón en un momento de su vida fue un demonio en forma de elefante que fue abatido por Ganesha y convertido así en su vehículo. Representación del triunfo de la mente, el corazón consciente, sobre los patrones inconscientes o desequilibrados, estas historias nos recuerdan que tenemos el poder, y que debemos aprender a usarlo. Nos muestra esa capacidad que tenemos, o podríamos tener si quisiéramos practicar, de aceptar e integrar nuestros impulsos, deseos, y poder primero digerirlos, para luego dirigirlos hacia la consecución de nuestras metas, no sólo espirituales, sino también materiales. Igual que Ganesha monta sobre su ratón, nosotros también podemos usar la energía de nuestros sentidos para crear lo que deseamos verdaderamente. 

De esto justamente nos habla esta Luna Nueva en Leo, en Purva Phalguni. Del espíritu penetrando la materia y sacralizando todo a su paso. De convertir nuestra vida encarnada en el fruto mismo de su propio transcurrir vital. Eterno. Cíclico. Perfecto en sus tiempos.

En las filosofías de la India, se entiende el mundo de una manera holística, interconectada, multidimensional, surgida y contenida en sí misma, un Todo dividido en partes individuales, y a la vez siempre un Todo. El concepto de la no dualidad une los opuestos que integra como partes necesarias y complementarias de ese Todo, de esa plenitud que lo integra todo. Contenido y contenedor. Validando una existencia individual, cuyo fuego interno es de lo que nos habla Leo y esta luna. La chispa creativa de la individuación. Ser parte completa en sí misma, y a la vez parte complementaria dentro de un Todo mayor.

La luna te invita a seguir tu inspiración interna como linterna, luz y guía en tus próximos pasos. Te invita a apreciar la belleza, los detalles, los placeres del ahora encarnado, de tu vida habitada. Te invita a sentir el silencio de la oscuridad que nos da la luna nueva para ver con los ojos del corazón cómo se enciende esa chispa, llama, hoguera, hogar del cual nace todo lo demás. 

Feliz Luna Nueva; que tu llama interior brille eternamente al ritmo del crepitar del fuego universal. 

RITUAL DE LUNA NUEVA

Para este pequeño ritual, ten cerca una vela. Te invito a hacerlo cada día, en cualquier momento, hasta la próxima luna llena de septiembre. Sólo te llevará unos minutos y puede lograr crear espacio y silencio internos para que puedas escuchar, ver, oír y sentir tu propio Ser y su anhelo más profundo, el deseo que nace de tu corazón alineado con el latir universal.

Siéntate o túmbate de manera cómoda. Cierra los ojos o déjalos entreabiertos.

Comienza a respirar suavemente y de forma natural, sin cambiar tu propio ritmo. Simplemente respira unos instantes observando el vaivén de tu inhalación y tu exhalación.

Relaja tu mandíbula, tu lengua, tus hombros. Relaja tus brazos, tu cuerpo, y tus piernas. 

Observa tu cuerpo ir adaptándose a los movimientos de tu respiración.

Descansa tu mente en el aquí y ahora a través de enfocarte en tu respiración, en las sensaciones físicas que aparezcan, y en los ruidos o sonidos a tu alrededor.

Tras unos instantes, trae tu atención al centro mismo de tu cuerpo, de tu tronco; en algún punto intermedio entre tu corazón y tu estómago, entre tu pecho, abdomen y tu espalda. 

Quédate allí entrando cada vez más en ese silencio, en esa oscuridad, vacío, abismo interno.

Quédate un poco más allí. 

Visualiza poco a poco una pequeña chispa, convertirse en llama y encenderse en ese abismo interno iluminando poco a poco la oscuridad.

Siente su calor. 

Deja que la llama vaya expandiéndose poco a poco, sintiéndola en tu cuerpo a la vez que la visualizas en tu mente.

Deja que el fuego se expanda.

Deja que la luz de dentro vaya saliendo y envolviéndote.

No tienes miedo del fuego; es un fuego creativo, un fuego que quema eternamente en el centro de tu corazón. Dejamos que esta chispa creativa tenga espacio para ser observada, validada, aceptada, integrada. 

Quédate aquí con ella el tiempo que sientas necesario, con presencia, nada más, simplemente estar presente, prestando atención a lo que sientes.

Poco a poco ve abriendo los ojos si los tenías cerrados.

Coge la vela que hayas elegido, y enfoca tu atención ahora en tu deseo más profundo, desde este espacio de silencio interno, de luz, de anhelo encuerpado.

Enciende tu vela como metáfora de la materialización de tu deseo. Como metáfora del espíritu divino penetrando la materia y sacralizándola.

Todo es sagrado. Lo que deseas, y cómo lo materializas.

Cada día si quieres y te apetece, hasta la próxima luna llena, entra en el vacío, conecta con tu chispa-esencia, aviva tu hoguera interna y enciende tu vela externa como recuerdo presente del deseo eterno. 

Feliz Luna Nueva, gracias por estar aquí.

Danah

*El lunes 6 de septiembre ofrezco un taller especial online sobre la luna nueva. Contáctanos AQUÍ para más información y reservas.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s