Rutinas de Primavera, Ritual de Equinoccio

RUTINAS DE PRIMAVERA

La primavera, sinónimo de lluvia, de tierra mojada, de renacer, florecer luego del frío invierno, bajo los primeros cálidos rayos de sol que se hacen tanto esperar. 

Es una temporada en la que idealmente desintoxicamos nuestro organismo de los excesos consumidos en invierno, producto de los alimentos pesados y calientes que nuestro cuerpo necesitaba para sobrellevar el frío. Así como el cuerpo físico está un poco más pesado al iniciar esta temporada, también así se sienten los patrones obsoletos que seguimos pero ahora podemos ver, las emociones que nos cargan y drenan (pudiendo sentir cansancio, apatía y hasta depresión).

Somatizamos en primavera con alergias, producción excesiva de mocos, dolores de espalda y de cabeza. Síntomas que se sienten en la parte superior de nuestro sistema respiratorio. También con la retención de líquidos, por lo que es necesario estimular nuestro sistema linfático encargado en drenar nuestro cuerpo, así como el hígado cuya principal función es desintoxicar nuestro organismo. En Ayurveda, esto se explica como exceso del dosha Kapha, un desequilibrio muy común en primavera si no tomamos medidas que permitan disminuir y hasta evitar que esto ocurra.

Por ello en esta estación del año es primordial basarnos en desintoxicarnos y limpiarnos. Tal y como acostumbramos en muchas partes del mundo a hacer spring cleaning de nuestro armario, hogar, pues así mismo empezamos a deshacernos de lo que, ahora que el sol empieza a sentirse un poco más, nos sobra.

Nuestro fuego interno (agni) está muy propenso a debilitarse dadas las toxinas que podrían haberse acumulado durante el invierno. Para mantener nuestro fuego interno a un nivel óptimo que nos permita disfrutar de un bienestar integral, te traemos las siguientes recomendaciones generales basadas en Ayurveda:

  • Tomar suficiente agua al día, preferiblemente templada o caliente.
  • Reducir el consumo de potajes y dieta que veníamos consumiendo en invierno paulatinamente para ir agregando vegetales y frutas de temporada. 
  • Los alimentos recomendados son alcachofas, col, fresas, berro, puerro, berenjenas, granadas, manzanas etc. Los sabores amargo y astringente son recomendables.
  • Evitar lácteos, alimentos pesados, frutas que disminuyen el agni tal como el plátano, dátiles e higos, también el aguacate se desaconseja. 
  • Reducir alimentos ácidos y cítricos. 
  • Consumir especias, sobre todo jengibre (en la mañana con agua caliente o templada e ir alternando el agua con limón), pimienta, clavo, cúrcuma, comino, entre otras. En Ayurveda existe una combinación de tres especias llamado Trikadu (jengibre, pimienta negra y pimienta larga que puede ser sustituida por cúrcuma), para potenciar el Agni. 
  • Desayunar y cenar comidas ligeras. 
  • Evitar la siesta durante el día.
  • Hacer solo 2 ó 3 comidas al día, evitando snacks.
  • Hacer ejercicios regularmente de mediana intensidad para estimular la circulación y el buen funcionamiento del sistema linfático. 
  • Los automasajes antes de la ducha también propiciarán la buena circulación a su vez que ayudan a eliminar células muertas al hacerlos en seco.
  • Aún cuando empieza a sentirse un poco más el clima cálido, es desaconsejable consumir alimentos fríos, también los muy dulces o muy salados. 

Te recordamos que estas sugerencias son generales y no son personalizadas de acuerdo a los doshas dominantes, estado de salud actual y estilo de vida de cada quien. En caso de estar en un tratamiento médico, padecer de tensión alta, estar embarazada u otra condición médica, siempre consultar a su doctor, pues puede que alguna o varias de estas recomendaciones estén contraindicadas. 

Por lo demás, esperamos que estas recomendaciones te ayuden a encontrar y mantener tu balance interno en consonancia con los ciclos de la naturaleza y que disfrutes del calor del sol que poco a poco se hace sentir más, nutriendonos de la tierra y de sus rayos, para florecer nuevamente.

Si deseas profundizar en este tema o una consulta personalizada, no dudes en ponerte en contacto con nosotras para disponibilidad y tarifas.

Citas online con Noura o Danah. Presencial en Tenerife con Danah, presencial en Madrid con Noura.

Romi

RITUAL DE EQUINOCCIO

Este año, el Equinoccio se produce el día 20 a las 15:33 (UTC). Ese día el Sol está en el plano del ecuador celeste y por tanto el día y la noche duran lo mismo, que es lo que significa la palabra “equinoccio” en latín. Es un momento de equilibrio entre los solsticios del año. En el hemisferio norte se pasa a la primavera, mientras que en el hemisferio sur se pasa al otoño.

En la Astrología Occidental, este día marca el momento en el que el Sol entra en el grado 0 de la constelación de Aries, dando comienzo al año astrológico tropical. En la Astrología Védica, en cambio, se usa el cálculo astronómico sideral y se tiene en cuenta la precesión de los equinoccios (el movimiento de nuestra Tierra y sistema solar por el espacio), y ahora el punto en el que el Sol se encuentra este día (20 de marzo) es en la constelación de Piscis aún. Pasará a Aries más adelante.

Este día en el que el Sol pasa por ese punto ficticio en el espacio dónde intersectan la elíptica con el ecuador celeste, simbólicamente y astronómicamente, cambiamos de estación, y pasamos del invierno a la primavera. Como seguro que ya hemos ido notando, las energías no cambian de un día para otro, sino que el cambio viene gradualmente, gota a gota, igual que las lluvias que llegan o están por llegar. La oscuridad, el peso, el frío, el letargo invernal va dando paso al despertar lento del zumbido de las abejas, de la naturaleza floreciendo, de los pequeños pájaros cantando y aprendiendo a volar.

La mitología griega asociaba este renacer con el retorno de la reina del Inframundo, Perséfone, a los brazos de su madre, Démeter. Tras pasar la mitad del año con su marido Hades en el Inframundo, Perséfone vuelve a la superficie, y Démeter recubre la tierra de vida, de plantas, de flores, de alimento, como reflejo de su vitalidad y alegría. Es el renacimiento de la vida que ha pasado tiempo en la oscuridad fértil y ahora está lista para ir hacia la luz. Los primeros brotes. Al igual que Perséfone, debemos aprender a volver al hogar primigenio, a volver a una misma cuando hemos estado nadando en aguas confusas, de no saber quiénes somos ni qué hacemos aquí. Debemos aceptar nuestro lugar en el mundo, ya sea arriba o abajo, y los ciclos que lo determinan, nuestros y aquellos que están fuera de nuestro control. Con las energías de este equinoccio podemos al menos imaginar cómo es sentirse en equilibrio en el caos, en el conflicto de la dualidad que mantiene la realidad unida.

En esta época del año se celebra, en otros lugares y desde hace mucho tiempo, el festival de Ostara en torno a esta temática de celebrar el renacimiento. Ostara (Eostre) a su vez, como deidad germánica, es una diosa de la primavera, de la fertilidad y del amanecer. El amanecer que llega justo después del momento más silencioso, oscuro, frío. Porque es en esa rendición de lo que es en el instante presente que podemos encontrar el centro, el punto de quietud, la calma, la paz.

Esta es la noche de Nowruz, el año nuevo Persa, en la que se celebra no sólo la luz, sino como en muchas otras culturas ancestrales, se celebra el comienzo de un nuevo ciclo, de un nuevo despertar. Cerramos la puerta al invierno que se va, sabiendo que las puertas que cierran al pasado, sólo se pueden volver a abrir simbólicamente. Es en este saber que no podemos cambiar el pasado objetivamente, pero sí podemos observar desde un nuevo lugar, dónde podemos encontrar la fuerza y voluntad para ser uno mismo en un mundo que parece cada vez más hostil a la diferencia e individualidad. 

La primavera es un tiempo liminal, un tiempo de pausa, reflexión y contemplación sobre el equilibrio y la dualidad; sobre la necesidad de que haya una contrariedad para poder experimentar la materialidad; sobre la necesidad de tener un pasado integrado para que haya un presente encarnado y un futuro lleno de posibilidades.

Usemos estos meses para reconectar con aquello en nosotros que necesita de esta chispa de comprensión y abrazo. De renacimiento y entrega a la vida. Esas partes que necesitan conciliación o cierre, bienvenidas o despedidas. El camino medio es difícil de mantener, no es un camino fácil ni sencillo, pero es el único camino que merece la pena andar. Es muy valiente tener los ojos y el corazón bien abiertos al sufrimiento del mundo, y aún así mantenernos en nuestro centro. Hoy en día, es casi lo más importante que podemos hacer por nosotros, y por todos los demás. 

Ojalá que esta primavera nos traiga una nueva forma de mirar y entender quiénes somos, aceptando e integrando las partes necesarias, descartando el resto, siendo fieles al latir del corazón, porque solo en este trabajo individual de manera global, podemos conseguir ese equilibrio que tanto ansiamos interna y externamente.

BRAHMARI PRANAYAMA

Estos meses de primavera os invito a conectar con el zumbido de la vida que se abre paso de nuevo a través de la práctica de Brahmari Pranayama: la respiración de la abeja. 

En cualquier momento, y en cualquier lugar, puedes pararte de pie, sentarte, o tumbarte cómodamente y comenzar a respirar de manera natural por la nariz, sin intentar controlar el ritmo de tu respiración. 

Cuando notes que estás en sintonía con ella, comienza a exhalar haciendo un sonido o vibración diciendo la letra «m» alargándola («mmmmmm») con los labios sellados.

Puedes repetirlo las veces que necesites con los ojos abiertos o cerrados, y también, tapándote los oídos a la vez si deseas para notar la vibración totalmente en tí, cerrando los sentidos al mundo externo. 

Esta respiración es muy poderosa para traernos de lleno al presente encarnado, sentir el ritmo universal vibratorio en nosotros mismos, sentirnos cerca de las flores de la vida, las inspiraciones, como lo hacen las abejas, disfrutando de su néctar y creando miel dulce para el mundo. Sólo encontrando ese ansiado equilibrio en uno mismo podemos siquiera comenzar a ver que existe un equilibrio externo a nosotros, que a lo mejor, aún no comprendemos. 

Os deseamos una primavera llena de amaneceres y que podáis disfrutar de vuestra humanidad renacida en equilibrio con la naturaleza.

Danah

TALLER ONLINE ESPECIAL PRIMAVERA

Taller Online Yoga y Ayurveda en Primavera

Jueves 31, 18-20 (Canarias), 20€.

Apúntate con el equipo de Rutina y Ritual al completo para una sesión especial online dónde trabajaremos la esencia de la primavera basada en prácticas de Ayurveda, a través de una charla y consejos sobre Rutinas Diarias con Romi, sobre Alimentación Estacional con Noura, seguida de una práctica física (Asana), práctica energética a través de la respiración (Pranayama) y meditación con Danah.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s